Fertirrigación del cultivo del aguacate

Fertirrigación del cultivo del aguacate

La fertirrigación del cultivo del aguacate consiste en el suministro de nutrientes a los árboles a través del sistema de riego. Esta fertirrigación se realiza con el objetivo de aportar los elementos nutricionales esenciales para el desarrollo del aguacate, que el suelo no es capaz de aportar en una cantidad adecuada.

Para realizar una fertirrigación eficiente, en primer lugar, es importante conocer las necesidades nutricionales del cultivo del aguacate, es decir, la cantidad de nutrientes que tendremos que aportar para su correcto desarrollo. Estas necesidades se corresponden con las extracciones del cultivo (Tabla 1), que deben ser corregidas en función de diferentes parámetros, como el tipo de suelo y las aportaciones que realiza, el agua de riego y las pérdidas asociadas normalmente al sistema de fertirrigación (coeficiente de uniformidad, eficacia de la aplicación y fracción de lavado).

Tabla 1. Extracciones medias de nutrientes del cultivo del aguacate para una producción potencial de 10 t/ha.

 

Tras conocer la cantidad de nutrientes que el cultivo demanda, toca definir cuándo aplicarlos, para que las aportaciones se adapten a las necesidades del cultivo del aguacate dependiendo de la fase fenológica en la que se encuentre. En la Tabla 2 se expone el porcentaje de cada nutriente que es recomendable aportar en cada fase de cultivo:

Tabla 2. Distribución, por fase de cultivo, de los nutrientes a aportar en el cultivo del aguacate.

 

A continuación, habrá que determinar la cantidad de fertilizante que necesitamos para aplicar los nutrientes deseados. Esta cantidad va a depender de la composición y eficiencia del fertilizante elegido y del sistema de aplicación utilizado.

A la hora de elegir el fertilizante más adecuado, es conveniente analizar diferentes parámetros que ayuden a determinar la idoneidad de este:

  • Interrelaciones existentes entre los nutrientes del medio de cultivo (suelo-agua-fertilizante), donde nos vamos a encontrar tanto relaciones de sinergia como de antagonismo.
  • pH de la solución del suelo, siendo el rango óptimo de 5.5 – 6.5. Por lo que se recomienda utilizar fertilizantes que consigan un pH óptimo de la solución del suelo.
  • Conductividad eléctrica. El aguacate es un cultivo muy sensible a salinidad, por lo que es necesario que la solución del suelo no supere 1 dS/m.
  • Contenido en cloruros. El aguacate es un cultivo muy sensible a dosis elevadas de este nutriente, por este motivo, en la solución del suelo, no debería de haber una concentración mayor a 1meq/l de cloruros.
  • Contenido en boro. El aguacate es un cultivo sensible a dosis elevadas de este nutriente y tendremos que evitar que aparezcan en la solución del suelo concentraciones mayores a 2 ppm de boro.
  • Relaciones N/K y NO3/NO4+ en la solución nutritiva: Para un correcto desarrollo del cultivo del aguacate, vigilaremos estas relaciones durante el ciclo de cultivo, con el fin de adaptarlas al estado fenológico y favorecer la producción y/o el crecimiento en cada momento.

Hispalense de Líquidos, cumpliendo con su objetivo de dar soluciones nutricionales altamente efectivas para el cultivo del aguacate, fabrica fertilizantes a la medida del agricultor y ofrece tanto versiones líquidas como sólidas solubles, para adecuarse a las necesidades individuales de cada variedad, ambiente y sistema de aplicación.

A modo de ejemplo, a continuación, se presentan varios programas de fertirrigación, ajustados a diferentes edades del cultivo y tipos de fertilizante.

  • Fase juvenil. Los árboles de aguacate hasta el tercer año, desde el trasplante, no se consideran en producción, por lo que tienen necesidades diferentes a los árboles adultos. En esta fase lo que se debe primar es la formación del árbol.

En la Tabla 3, se presenta un programa de fertirrigación para el cultivo del aguacate en fase juvenil típico, utilizando la gama de fertilizantes líquidos Fertigota® Amino.

 

Tabla 3. Programa de fertirrigación para árboles de aguacate, en fase juvenil y suelo de fertilidad media, usando la gama de fertilizantes líquidos Fertigota® Amino.

 

  • Fase adulta. A partir del tercer año, los árboles de aguacate ya se encuentran en producción, por lo que la fertilización varía en función de la fase en la que se encuentre el cultivo. En esta fase la calidad del fruto y, en general, de la producción son fundamentales.

En la Tabla 4 (fertilizantes líquidos) y en la Tabla 5 (fertilizantes sólidos solubles), se representan dos programas de fertirrigación para árboles adultos, con una producción potencial de 10 t/ha, cultivados en un suelo de fertilidad media. Además, se ha tenido en cuenta que las necesidades de calcio y magnesio son aportadas por el agua de riego.

Tabla 4. Programa de fertirrigación para árboles de aguacate, en fase adulta y suelo de fertilidad media, usando la gama de fertilizantes líquidos Fertigota® Extra.

Tabla 5. Programa de fertirrigación para árboles de aguacate, en fase adulta y suelo de fertilidad media, usando la gama de fertilizantes sólidos solubles Tecnoplus®.

 

Para la programación de un plan de fertirrigación ajustado a diferentes necesidades o cultivos, puedes contactar con nosotros a través del email departamentoagronomico@herogra.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos Relacionados

Escribe una palabra clave